Nelvauto Center. Coches de ocasión en Murcia con garantía oficial y certificados por Carfax. 650 364 753 // 676 933 468

Nelvauto » Blog Nelvauto Center | Vehículos de ocasión » Seguridad » Conducir con nieve de forma segura, es posible

Conducir con nieve de forma segura, es posible

Conducir con nieve de forma segura, es posible

¿Estás pensando en viajar por carretera durante el invierno? Si es así, y tu destino es una zona de montaña, no debes olvidarte de poner en práctica estos consejos para conducir con nieve de forma segura.

Muchos son los conductores que ante la primera caída de temperaturas comienzan a preparar sus vacaciones y escapadas de invierno a zonas de montaña donde la nieve es la protagonista.

Pero ¿debemos llevar nuestro vehículo? Esta es la duda que le surge a muchos conductores durante la planificación de las mismas.

A vuestro favor diremos que sí, es posible llevar nuestro propio coche si viajamos durante el invierno a zonas de alta montaña. Tan sólo debemos tener mayor precaución durante el viaje.

Recuerda, que antes de realizar un desplazamiento, ya sea en invierno o en verano, debes ser previsor.

Antes de salir de casa, comprueba que todo esté correcto, lleva siempre lo necesario durante el viaje. Y en caso de los desplazamientos en invierno comprueba siempre que podrás llegar a tu destino sin problemas.

 

  • Información

Éste será el punto más importante para tener en cuenta al conducir con nieve de forma segura.

Antes de salir de casa, consulta los partes meteorológicos. Puedes hacerlo desde la web de la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET.

Infórmate del estado de las carreteras, para ello, la DGT pone a disposición de todos los conductores un mapa donde por medio de diferentes colores es posible conocer el estado de una determinada carretera en tiempo real.

      • Nivel verde: está permitido conducir, pero con cierta precaución. Debemos reducir nuestra velocidad a 100km/h por autovía y autopistas, y a 80km/h en el resto.
      • Nivel amarillo: es activado cuando la carretera está parcialmente cubierta. Debes extremar mucho más la precaución al conducir, y mantener una velocidad de 60km/h.
      • Nivel rojo: una vez activado este nivel, es necesario el uso de cadenas. Además debemos llevar mucho cuidado al conducir con nieve y no adelantar o rebasar a otros vehículos si no tenemos seguridad completa.
      • Nivel negro: existe un gran espesor de nieve en carretera por lo que está prohibido la circulación por ella.
  • Durante la conducción.

Antes de comenzar tu viaje por carretera, asegúrate de que el estado del vehículo sea el óptimo.

Y, sobre todo, si vas a conducir con nieve es indispensable que conozcas el funcionamiento de las luces antiniebla.

Estas luces son muy brillantes. Con ellas no se busca tener mucho alcance sino iluminar lo que hay inmediatamente delante del coche en situaciones de espesura, niebla o nevadas.

Por otro lado, durante la conducción, es muy importante cuidar algunos detalles que pueden ser cruciales durante el trayecto como nuestro modo de conducir.

Al igual que extremamos la precaución durante la conducción con asfalto mojado, al conducir con nieve, debemos extremarla aún más.

Con la humedad de la nieve derretida y las bajas temperaturas, se pueden formar placas de hielo sobre la carretera. Las cuales pueden hacernos perder el control del vehículo si circulamos a una velocidad que no es la adecuada.

Durante la conducción evita maniobras bruscas, reduce considerablemente la velocidad, y ante todo, anticípate a los riesgos y aumenta la distancia de seguridad con otros coches.

En situaciones de nevada extrema, sigue siempre el trazado de las marcas de los neumáticos de otros vehículos, este terreno estará más exento de hacer que nuestro coche patine.

Tampoco se nos puede olvidar, la importancia de la frenada en un terreno nevado. Lo mejor es hacerlo en línea recta como bien nos explica este vídeo.

 

  • Depósito lleno

Tener el depósito lleno antes de realizar un viaje es primordial, y si hablamos de circular con nieve más aún.

Debemos ser precavidos, nunca sabemos qué tipo de situación al volante debemos afrontar.

Permanecer durante horas en una carretera nevada, conlleva un gran gasto de combustible.

Recuerda que si esto sucede, debes tener el motor y la calefacción encendidos. Aunque en esta situación el consumo es bajo, con el depósito lleno te aseguras mantener el habitáculo de tu vehículo a buena temperatura durante unas horas.

  • Uso de cadenas

Si no contamos con un neumático de invierno, es imprescindible que llevemos nuestras cadenas a mano y, sobre todo, saber montarlas de forma correcta.

Si nunca has puesto unas o hace mucho que lo hiciste, en este vídeo nos explican de forma muy sencilla cómo hacerlo.

Existen diferentes tipos de cadenas, la elección de unas u otras dependerá del usuario, y de las necesidades que éste tenga, del uso que les vaya a dar y del coste que esté dispuesto a afrontar.

      • Cadenas metálicas: son las más habituales. Están formadas por eslabones metálicos unidas a un aro o cable que va hacia la parte interior de la llanta y sujetadas con tensores por el lado exterior. Una ventaja es su bajo coste, sus inconvenientes:
        • la dificultad que supone su montaje y ajuste.
        • El gran movimiento que producen dentro del vehículo.
        • Complican el funcionamiento de los controles de estabilidad y tracción.
        • Pueden arañar las llantas y hasta provocar daños en el vehículo si no las montas bien.
      • Cadenas de tela: no son más que una funda con la que se recubre la rodadura de la rueda. A pesar de que son muy fáciles de montar, se desgastan y desgarran demasiado rápido. Otra ventaja es que el coche te vibra menos que con las cadenas metálicas y no interfieren con los sistemas de ayuda a la conducción. ¿Inconveniente? Que suelen ser más caras que las metálicas.
      • Cadenas de red: en este caso, son diferentes cables envueltos en materia textil y unidos con argollas metálicas, los que recubren la rueda de nuestro vehículo. Su montaje es muy parecido al de las de tela. Una ventaja es que tienen una duración mucho mayor y no es necesario desconectar el ESP.
      • Cadenas semiautomáticas: si sueles conducir con nieve son tu mejor opción. Son las conocidas Spikes Spider. Un sistema semi-fijo que se coloca en la llanta muy cómodo y efectivo, pero su alto precio y porque te obliga a llevar parte del sistema de forma permanente en la llanta sólo son usadas por aquellas personas que viajan de forma constante por estos terrenos. Tienen una larga vida útil y se ponen y quitan en segundos, lo cual es muy cómodo.
      • Spray líquido: se pulveriza sobre la banda de rodadura y mejora el agarre de la rueda, aunque solo unos pocos Km. Si sólo se permite circular con cadenas, esta solución no funcionaría. Sea cual sea el tipo de cadenas que emplees, deberás instalarlas en las ruedas motrices de tu vehículo.
  • Suministros

Quizás es el punto más obvio, pero si no nos lo recuerdan a veces no caemos en la necesidad de ir bien equipados.

Si las cosas se complican en un trayecto y nos encontramos con alguna retención siempre vendrá bien tener provisiones a mano. Es recomendable viajar con agua, algo de comida, ropa de abrigo, mantas… Y, sobre todo, viajar con la batería de nuestro móvil cargada, y con alguna batería portable (por si acaso).

Y claro está, no hay que olvidar el resto de elementos necesarios en caso de avería necesarios al circular con nieve: triángulo de emergencia, chaleco reflectante, gato, correas, herramientas y juegos de luces, así como fusibles de repuesto.

Y por supuesto, números de teléfono de asistencia en carretera o emergencias.

 

  • ¿Qué hacer si me quedo atrapado en la nieve?

Incluso contando con neumáticos apropiados o cadenas, no podemos impedir quedarnos atrapados en una carretera si la vía queda completamente bloqueada por otros coches que no están preparados para circular con nieve.

Algunos consejos y medidas muy útiles que nos proporcionan los servicios de emergencias en estos casos son:

      • Al quedarnos atrapados debemos primeramente llamar al 112, comunicarlo. Desde aquí nos darán una solución.
      • Permanecer dentro del vehículo con el motor en funcionamiento y la calefacción encendida.
      • No debemos quedarnos dormidos.
      • Debemos renovar el aire del habitáculo cada cierto tiempo. Así como comprobar que se mantiene libre la salida del tubo de escape.
      • Tener la radio encendida y estar atentos de las predicciones del tiempo.

Y, en caso de tener que abandonar el coche, marcar de alguna manera su situación, por ejemplo, atando un pañuelo de color en la antena.

Esperamos que todos estos consejos sirvan de ayuda si estás pensando en comenzar un viaje por carretera hacia las zonas de montaña.

 

Comentarios de Facebook

Quiero que me llamen gratis